Filiales
NUESTRO TRABAJO
CAJA SOLIDARIA
CONGRESOS
PRENSA
 

México invierte más de 15 mil millones de dólares en compras de alimentos al exterior

Cuando una familia mexicana se sienta a la mesa a merendar, 57 por ciento de los alimentos que consume tiene su origen en nuestro país y 43 por ciento restante viene de fuera a un alto costo.

Al año, México invierte alrededor de 15 mil millones de dólares en compras al exterior para completar la canasta básica, una cifra muy cercana a los ingresos petroleros, lo que nos coloca en una posición vulnerable, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés). A pesar de que el país ocupa el decimocuarto lugar a escala mundial como productor agropecuario, también es uno de los grandes importadores de alimentos.

El caso del maíz, un grano básico en nuestra dieta, del que se producen 21 millones de toneladas al año y se importan aproximadamente 10 millones de toneladas, lo que genera una situación de dependencia.

Según la FAO, para que un país logré la autosuficiencia alimentaria tiene que producir, al menos el 75 por ciento de su alimento que consume

Es indudable que ningún país tiene soberanía alimentaria, ningún país produce todo lo que se come, todos los países, y en eso se basa el comercio, producen algo en lo que son buenos e importan otras cosas; lo que es muy importante es que el país produzca aquellos rubros que son estratégicos. México compra a otros países la tercera parte del maíz que comemos; la mitad del trigo, 80 por ciento del arroz y entre 30 y 50 por ciento del frijol, así como poco más de 30 por ciento de la leche en polvo que demanda la población.

Un estudio del Instituto de Investigaciones Económicas de la UNAM, señala que hace más de 30 años México perdió la autosuficiencia alimentaria, ya que en aquella época era más barato comprar los alimentos a otros países que producirlos nosotros mismos, una situación que se revirtió con el paso de los años.

La clave para salir de esta situación es aumentar la productividad; que rindan más las casi 22 millones de hectáreas de cultivo que existen en el país. De lo que se trata pues, es de aumentar los rendimientos.

La preocupación por superar esta dependencia alimentaria ya permeó en el gobierno federal, donde existe la meta sexenal de alcanzar la seguridad alimentaria, en los que la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) trabaja al respecto. La FAO dice que un país puede hablar de que tiene seguridad alimentaria cuando produzca 75 por ciento de los alimentos que consume. Hoy, estamos produciendo 57 por ciento. México tiene ese potencial para lograrlo.

No hay que echar por la borda el potencial, tanto técnico, físico, natural, como de capital humano para poder alcanzar no necesariamente la autosuficiencia alimentaria, en términos de producir todo lo que consumimos, pero sí de asegurar los factores críticos, donde está el problema de la seguridad alimentaria, que son los granos básicos, principalmente maíz, trigo, frijol y arroz”, afirmó.

De acuerdo con los expertos, uno de los primeros pasos que se deben dar para alcanzar esta meta es impulsar políticas públicas focalizadas, que atiendan a los diferentes tipos de productores que existen en el país.

México cuenta con agricultores de clase mundial, productores que quieren brincar al segmento empresarial y un amplísimo porcentaje de tierras temporaleras o pobres, de alta siniestralidad. Las mejores políticas públicas deben poner al alcance de los pequeños productores semillas mejoradas, métodos más eficientes de siembra y capacitación.

Además de impulsar el perfeccionamiento de los canales de distribución y apoyar la construcción de bodegas rurales y caminos “saca cosechas”, para evitar que se siga perdiendo 35 por ciento de los alimentos que producimos, por falta de condiciones adecuadas de transporte o almacenaje.

El viraje en la forma de atender al campo mexicano también tiene que incluir el relanzamiento de la producción de fertilizantes en el país, ya que hoy compramos al exterior 95 por ciento de estos insumos vitales para la agricultura.

Otro punto importante es voltear los ojos hacia el mar y la acuacultura para diversificar nuestros hábitos alimenticios.

Guerrero, suficiencia en producción de maiz

A pesar de todo y luchando contra todo, productores de maíz de Guerrero lograron aumentar el rendimiento de sus cosechas hasta alcanzar una producción de un millón 600 mil toneladas. Hoy este estado, reconocido como uno de los más pobres del país, es ejemplo de cómo México puede recuperar la soberanía alimentaria.

El secreto para alcanzar este “milagro” es la asistencia técnica y la semilla mejorada, algo que hasta ahora parece inalcanzable para la mayoría de los pequeños productores de temporal de nuestro país.
Esto se debió a varios factores: la creación de fondos de crédito por parte de organizaciones, y programas federales como MasAgro, que brindan capacitación en técnicas más efectivas de siembra.

De acuerdo con el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP), se importan por lo menos 11 millones de toneladas de maíz principalmente amarillo, 2 millones de sorgo y 3.2 millones de toneladas de trigo.

Conforme a las estadísticas del SIAP, México produce menos del 60 por ciento de sus requerimientos, “lo que nos hace dependientes de las importaciones y en riesgo para satisfacer la demanda de alimentos a la población”, afirmó.

Productor debe recibir incentivos

Hay que insistir en que las secretarías de Economía, Sagarpa y SHCP impulsen una política de precios de insumos agrícolas, como los agroquímicos, semillas y un seguro agropecuario en beneficio de los productores, a fin de minimizar las importaciones.

Hay el tema de que el maíz, frijol y arroz son alimentos muy necesarios, considerados productos básicos esenciales de la dieta, por lo que deben ser tratados de forma especial y estratégica, como lo establece la Ley de Desarrollo Rural Sustentable en su artículo 179.

Nuestras limitaciones frente a la competencia con los precios internacionales, es que los socios comerciales cuentan con apoyos y subsidios en todas las cadenas productivas, lo que los impulsa y los hace altamente competitivos”.

Reconoció que el talón de Aquiles en la agricultura son los precios de los insumos necesarios para la producción. Pretende apoyar al pequeño y mediano productor, creando una verdadera política productiva. “Los costos de los insumos se han convertido en un problema coyuntural en la producción de alimentos y a pesar de que se cuenta con una Ley de Energía para el campo, el acceso al apoyo es limitado”.

Meta de SAGARPA aumentar producción de arroz

El titular de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), José Calzada Rovirosa aseguró hace poco que la producción de arroz en el país se incrementará a 350 mil toneladas para el 2018, con lo que se espera reducir 20 por ciento las importaciones en los próximos dos años.

El secretario de Agricultura mencionó que en México se cuenta con más de cuatro mil productores de arroz, principalmente en los estados de Nayarit, Tamaulipas, Veracruz, Michoacán y Campeche, quienes generan un poco más de cinco mil empleos directos y 12 mil empleos indirectos.

Indicó que actualmente México está produciendo el 20 por ciento del consumo nacional de este cereal e importa el 80 por ciento, sin embargo, se espera que para el 2018 se produzca el 40 por ciento y se importe el 60 por ciento del consumo de arroz.


CAMPO AC. © Copyright 2013

Calle Plan de Ayutla 233, Col. Centro
CP. 86000, Tel: 01 (993) 3149243 Villahermosa Tabasco
E-mail: campo_ac@yahoo.com.mx